Docentes privados piden paritarias para no ser nombrados a dedo

  • Tiempo de lectura:7 minutos de lectura

Los docentes de escuelas particulares pidieron que no se considere a la educación privada como una “educación de elite”, que haya concursos para designar los cargos y no que sea por “el dedo de los empleadores”. Remarcaron que esta enseñanza no es un “servicio”, sino un derecho humano, descartando cualquier visión mercantilista sobre el sector. Todo se trató en un multitudinario encuentro de educadores organizado por el Sadop Rosario, realizado ayer en el Patio de la Madera. En Santa Fe son 250 mil los alumnos comprendidos en este sector, reunidos en 834 escuelas, en las que enseñan 27 mil educadores.

En la apertura de este encuentro el secretario general del Sadop Rosario, Martín Lucero, pidió “más espacios de diálogo para avanzar en el derecho de esta enseñanza”.

Propuso abrir el debate sobre todo para “romper preconceptos” que, entre otras consecuencias, derivan en discriminaciones sobre el sector. Como ejemplo citó el Plan Conectar Igualdad, por el que se distribuyen netbooks a todos los secundarios estatales del país, sin tener en cuenta que son muchas las escuelas de gestión privada que carecen de recursos y atienden a poblaciones vulnerables.

Pero Lucero avanzó sobre el eterno reclamo que los docentes les hacen a sus empleadores y al Estado: el derecho a la carrera, a ocupar un cargo por mérito propio y “no por lo que diga el empleador”, demandando así que haya concursos en la enseñanza privada tal como en las públicas.

Que el Estado “no mire para otro lado”, dijo en lo que respecta a las condiciones de trabajo. Y otra vez soltó la lista de situaciones de injusticia laborales comunes en la enseñanza privada, como “los despidos sin causa”, “ilegítimos y arbitrarios”.

A modo de dejar en claro que no se trata de reclamos de privilegio ni caprichosos a las patronales del sector, Lucero enfatizó en la necesidad de “descartar conceptos mercantilistas” sobre la educación privada y tener presente que “los alumnos no son clientes y las escuelas no son comercios sino instituciones educativas”.

Para todo, cerró con pedido urgente de paritarias.

Antes -también en la apertura del encuentro- quien fuera por largo tiempo la secretaria general del Sadop Rosario, María Lazzaro, ahora a cargo de la secretaría de Acción Social en el sindicato a nivel nacional, expresó: “La educación privada no es una educación de elite, estamos a favor de una educación libre. No trabajamos menos ni cobramos más”.

Derecho humano. El secretario general del Sadop Nación, Mario Almirón, también se preocupó por que resaltar a “la educación con un derecho humano y no como una mercancía ni un servicio publico”. Lo hizo para hablar de lo que definió “la justicia de las oportunidades”, una idea que trasladó tanto para el Estado, citando también el ejemplo de los programas oficiales que sólo llegan a la enseñanza pública (como el de las netbooks), como para las patronales que se toman la atribución de cercenar este derecho, “reteniendo las libretas o no dejando rendir un examen a los alumnos, cuando el padre no está con la cuota al día”, por ejemplo.

También y con números contundentes pidió paritarias para tratar todas estas situaciones vinculadas con las condiciones de trabajo: “Desde 2004 se firmaron 9.337 convenios colectivos de trabajo, que benefician a más de 4 millones y medio de trabajadores, el Sadop es uno de los pocos gremios del país que no ha conseguido estas negociaciones colectivas”.

Al cierre del encuentro, el secretario general de Sadop Santa Fe, Pedro Bayúgar, hizo un recorrido por las normativas que regulan el sector para recordar la necesidad de contar con “mejores condiciones de trabajo” que repercutan en una “mejor educación privada”.

En el transcurso de los paneles, fue interesante escuchar como los dos representantes de las patronales invitados al encuentro eludieron de manera elegante responder a estos pedidos disertando sobre generalidades. El primero en hablar fue Rodolfo De Vincenzi , por la Asociación de Entidades Educativas Privadas de de la Argentina, que se refirió a “la importancia de la familia como la primera educadora” y propuso “trabajar juntos con el Estado y la educación privada para recuperar los valores tradicionales y la autoridad puesta en crisis”.

Y luego, fue Néstor Walter Van Meegrot, presidente de la Junta Arquidiocesana de Educación Católica (Jaec) de Santa Fe, representante de las escuelas del Arzobispado, que hizo un recorrido histórico por las escuelas parroquiales de Rosario, se lamentó de no contar con más recursos para atender a la educación de los niños y terminó pidiéndole al Estado “un esfuerzo por entender el esfuerzo que hace el sector privado de la educación”.

Presupuesto y matrícula. Por el Gobierno santafesino, disertó el director de Enseñanza Privada, Germán Falo, que defendió la gestión al recordar que “la provincia tiene un presupuesto educativo que pone a la educación en un lugar de privilegio, al destinarle alrededor de 8 mil millones de pesos, lo que representa el 35% del presupuesto total”.

De esos 8 mil millones de pesos el 26, 3% se destina a la educación privada. Enumeró además la recomposición salarial para el sector, creación de nuevas escuelas, como “las 234 secundarias inauguradas en 2008, de las cuales 48 son privadas, que han recibido aportes del Estado y de entidades privadas”, y cursos de capacitación, entre otros.

El director provincial también se refirió a los movimientos de la matrícula en el sector de la educación privada, comparándolos con los de la estatal.

Citó un estudio que toma los últimos 10 años y que indica que hubo un incremento de la matrícula de un 3% en el nivel inicial, de un 4,5 % en primario (siempre relacionado con un crecimiento sostenido); en tanto que disminuyó un 0,6 % en el secundario y un 7% en el nivel superior.

Recordó que estos porcentajes sobre el crecimiento de la matrícula son siempre comparativos entre privada y pública.

“En términos absolutos, la cantidad de alumnos se incrementó en los últimos 10 años, sin embargo en términos relativos (es decir en relación a la matrícula de escuelas estatales) sólo aumentó en el nivel inicial y en primaria, pero disminuyó levemente en secundario y un poco más marcadamente en superior, particularmente en los institutos de formación docente, donde el aumento en pública fue muy marcado”.

Al final, el representante del Ministerio de Educación celebró el encuentro y abogó “por seguir el diálogo”.

 

Artículo: Marcela Isaías (Diario La Capital)

Foto: Diario La Capital