SADOP apoya la nueva medida respecto de Ganancias

  • Tiempo de lectura:3 minutos de lectura

Con la elevación del monto Mínimo No Imponible de Ganancias a 15 mil pesos de salario bruto, sin distinción entre solteros y casados, junto a la modificación del tope para cobrar asignaciones familiares, dispuesta por la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, "se ha dado una respuesta concreta y  favorable al planteo de los gremios" consideró Mario Almirón, Secretario General  del Sindicato Argentino de Docentes Privados (SADOP). El dirigente catalogó a esta medida como un "muy buen avance en materia salarial docente".

"Desde el comienzo de la paritaria federal docente, en febrero de este año, venimos reclamando que se elimine este impuesto para los docentes", remarcó Almirón. Al elevarse el nivel del Mínimo No Imponible, los educadores quedan fuera del alcance del gravamen, porque "se  mejora significativamente el poder adquisitivo del salario" expresó el Secretario General.

Asimismo,  SADOP celebró que el necesario  “financiamiento de las políticas del Estado no se haga con el salario de los  trabajadores, sino con la renta de los especuladores".

La  medida. Los salarios brutos de empleados casados y solteros quedarán  exceptuados del gravamen desde el 1 de septiembre. El costo fiscal será  afrontado por el Estado y el sector privado con un impuesto del 15% a la renta  de capital.

Al aplicarse a partir del cobro de los salarios de agosto, con un promedio de los sueldos cobrados desde enero, las medidas implicarán recuperar recursos en los bolsillos de los asalariados en relación de dependencia. El financiamiento de todos los cambios correrá a medias entre el Estado y el sector privado.

El Estado destinará 2439 millones de pesos y los privados aportarán 2056 millones a través de dos nuevos impuestos: un  gravamen del 15% a la compra-venta de acciones que no cotizan en el mercado de capitales por parte de empresas radicadas en el exterior, y otro del 10% a la distribución de dividendos.

La  evaluación de SADOP

La  actualización general del Impuesto a las Ganancias, con su correlato en  asignaciones familiares, son medidas acertadas que van en la dirección de  consolidar el modelo socio productivo de trabajo y valor agregado al que  apoyamos.

Sumando positivamente el anuncio, que incluyó también un beneficio para los trabajadores con haberes superiores al mínimo no imponible y cuyos salarios estén entre los 15 mil pesos y los 25 mil pesos, con un aumento del 20% en las deducciones que se hacen del impuesto.

Por otra parte, el 99,3% de los jubilados y pensionados quedarán exentos del pago del impuesto, un acto de justicia para con nuestros trabajadores mayores.

Desde SADOP sostenemos que este es un beneficio real y concreto y va a tener un impacto positivo en el poder adquisitivo de la clase trabajadora en general y de los docentes en particular.

Es una decisión importante, que apunta a mejorar la distribución del ingreso y a generar mejores condiciones de Justicia Social, que hemos demandado desde el movimiento obrero argentino. Y con gran sensibilidad social ha respondido el Ejecutivo Nacional.

Mario Almirón
Secretario General
SADOP

Gerardo Alzamora
Secretario de Comunicación y Prensa
SADOP