Archivo

El mito de las cuatro horas

La jornada laboral de los docentes no finaliza en el colegio, sino que incluye las horas de trabajo fuera de la escuela dedicadas a corregir, planificar, preparar materiales y reuniones con colegas, entre otras obligaciones. La dedicación que se prolonga más allá del horario laboral y alcanza a 11 horas semanales en los maestros de nivel primario y a 10 horas en los profesores de nivel secundario.

Estos datos fueron revelados por la Primera Encuesta Nacional sobre las Condiciones y Medioambiente de Trabajo (CyMAT) de maestros y profesores, que realizó el Sindicato Argentino de Docentes Privados (SADOP). El sondeo abarcó a 4.500 docentes de 888 escuelas de gestión privada de nivel primario y secundario en todo el país.

Los datos relevados por la encuesta ponen en evidencia uno de los tantos mitos referidos a la docencia, en este caso el que sostiene que el docente “trabaja 4 horas” o que se trata de una actividad de “tiempo parcial”. Además, al trabajar con personas, los docentes establecen un vínculo afectivo con sus alumnos y a menudo sienten una excesiva responsabilidad por tener a su cargo niños y jóvenes. 

En relación con los factores de carga psicosocial, el estudio explora los aspectos emocionales y relacionales propios del trabajo docente, teniendo en cuenta las características de la relación del educador con sus alumnos, con los padres, con sus compañeros de trabajo y con las autoridades de la escuela.

Según manifiestan los docentes encuestados, cuando se van de la escuela siguen pensando en los problemas de sus alumnos, en ocasiones sienten que tienen que esconder sus propias emociones y en algunos casos expresan que les faltan recursos y no encuentran las estrategias para hacer frente a determinadas situaciones que se presentan en la relación con los alumnos durante el desarrollo de su tarea.

La investigación indagó también acerca de la carga de trabajo de los docentes, es decir, el conjunto de los requerimientos a nivel físico, mental y psíquico de los maestros y profesores en el desempeño de su tarea.

Los resultados obtenidos permiten comprobar que los factores de carga física más sobresalientes en la docencia incluyen estar de pie toda la clase, forzar la voz, subir o bajar escaleras, transportar peso, mantener posturas inadecuadas y contenerse de ir al baño.

Asimismo se reconoce la existencia de un variado número de factores de carga mental como la concentración, atención y realización de más de una actividad al mismo tiempo.

La excesiva cantidad de alumnos por curso contribuye a aumentar la sobrecarga física y mental de la actividad docente. La encuesta señala que los trabajadores del sector privado tienen en promedio 30 alumnos por curso, superando el límite que está establecido por la normativa vigente.

Bajo la consigna “Conocer para transformar” se llevó a cabo la encuesta. Que se implementó mediante un cuestionario autoadministrado diseñado por el Departamento de Condiciones y Medioambiente de Trabajo que forma parte de la Secretaría Gremial de SADOP. Este Departamento del Sindicato tiene la finalidad de promover acciones dirigidas a mejorar el ámbito laboral y la salubridad de los docentes.

Esta investigación no solo aporta una mirada desde los trabajadores sino que además brinda datos concretos sobre las condiciones de trabajo de los docentes que son clave en el debate y la lucha por un trabajo digno para todos los maestros y profesores.