Archivo

Equiparación de los docentes extraprogramáticos ¡YA!

El SADOP Seccional CABA desconoce y repudia el aumento salarial otorgado a espaldas de los trabajadores docentes por el Consejo Gremial de Enseñanza Privada. Los incrementos salariales no pueden salir de la febril imaginación de los funcionarios, con el aval de las cámaras patronales y sin la intervención de los directamente afectados. Los trabajadores docentes, a través de su representación sindical, son los únicos que saben cuáles son sus verdaderas necesidades.

 

En la Ciudad Autónoma de Buenos Aires en particular, como en el país en general, hay un sin número de docentes que trabajan en condiciones laborales y salariales inequitativas. Sólo en la Ciudad de Buenos Aires estimamos que esta situación es padecida por más de 15.000 trabajadores y trabajadoras. Estos docentes son los que trabajan en escuelas primarias, secundarias, escuelas infantiles, escuelas de educación y academias de todo tipo, con el denominador común de que sus cargos no están incorporados a la enseñanza oficial y son conocidos como docentes de la currícula extra programática.

 

EL día viernes 8 de abril el Consejo Directivo de SADOP Seccional CABA convocó, recogiendo el descontento generalizado manifestado por las compañeras y compañeros, a la 1° asamblea de docentes extra programáticos de la CABA. La misma contó con una gran participación de docentes de varios niveles y modalidades educativas.

 

En esta asamblea se evaluó, en primer lugar, la  precarización  laboral y salarial de los docentes extra programáticos cuyo salario está muy por debajo del compromiso asumido por el ministro Esteban Bullrich en la Paritaria Federal Docente. En aquel momento Bullrich anunció que ningún docente del país cobraría  a partir de febrero de este año  por debajo de  $7800. Los docentes extra programáticos nos seguimos preguntando ¿por qué quedamos afuera?

La brecha entre los docentes que prestan tareas en los cargos de planta funcional y aquellos que lo hacen dentro de los cargos no incorporados a esta currícula en cualquiera de los niveles y modalidades educativos es de un 55%, por supuesto de menos. Por otra parte en los últimos 19 meses los docentes de la currícula extra programática sólo han percibido un 35% de incremento salarial, con todo lo que ello significa en este contexto inflacionario. Esta discriminación injusta se potencia cuando uno entiende que es, a partir de la currícula extra programática, que muchos colegios basan su estrategia de mercado, proyectan su ideario institucional y  realizan una oferta educativa diferenciada.

La Asamblea evaluó que la injusticia no sólo radica en las condiciones salariales. Son las malas condiciones de trabajo las que completan esta situación insostenible. Antigüedad docente con una escala completamente anacrónica y desfavorable respecto a los docentes de la currícula incorporada, la imposibilidad de acceder a la jubilación docente y un régimen de licencias no compatible con la actividad.

 

Es insostenible que en el siglo XXI los docentes extra programáticos no tengamos (entre otras cosas) contemplada la licencia por enfermedad de nuestro grupo familiar primario.



Cabe recordar que nuestras condiciones salariales y laborales son reguladas por el Consejo Gremial de Enseñanza Privada, un organismo creado por la ley 13.047 (Estatuto del Docente Privado) dependiente del Poder Ejecutivo a través del Ministerios de Educación y Deportes y del Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social. Este Consejo está constituido por representantes de los ministerios anteriormente mencionados, representantes de las cámaras empleadoras y representantes de los trabajadores docentes asumida esta por el SADOP. Por lo que se deduce que los aumentos salariales deben proceder de esta dinámica tripartita.



Por todo lo relatado el SADOP seccional CABA decide declararse en ESTADO DE ALERTA Y MOVILIZACIÓN y emprender una campaña de prensa y visibilización hacia la comunidad en general y la comunidad educativa en particular con el objetivo de sacar a la luz la discriminación que padecemos y advertir que no toleraremos más esta injusticia.

 

¡No existe acuerdo salarial sin participación de los trabajadores!

 

 

¡No somos docentes de segunda!

 

¡Por igual tarea, igual remuneración!

 

¡Paremos la injusticia!