Archivo

En un contexto de violencia, los docentes estamos en riesgo

El próximo martes 3 de julio los docentes representados por SADOP realizaremos un paro nacional con movilización hacia el Palacio Pizzurno como respuesta a la brutal represión y violencia física e institucional que padecieron nuestros colegas y compañeros de las provincias de Corrientes y Chubut . Y lo haremos, porque nosotros somos ellos y ellos son nosotros. Recordemos brevemente los hechos, los docentes junto a otras organizaciones gremiales fueron brutalmente golpeados por la policía mientras se desarrollaba la reunión paritaria , un acontecimiento enmarcado en las prácticas del derecho laboral como lo es la negociación salarial, garantizada por nuestra carta magna, se transformó en una instancia de represión inusitada y abiertamente contraria a los usos y costumbres democráticos, sin duda grave, muy grave .

Continuando con los análisis de lo precedente y sin ánimo de introducirnos en complejas disquisiciones filosóficas, el título del artículo pretende invitarnos a reflexionar no solo por el hecho repudiable de la salvaje represión a nuestros compañeros, sino que además nos sugiere analizar los complejos contextos en los que estamos inmersos, con un presente de grave deterioro republicano y de franjo retroceso en derechos que nos costó mucho conseguir. Recordemos que de manera intempestiva y discrecional el Ministerio de Educación Nacional clausuró la paritaria federal, un ámbito que nos permitió en gran medida lograr pisos salariales a partir de los cuales se negociaban políticas públicas de capacitación y condiciones medio ambientales de trabajo. En sintonía con aquello, excluyeron a nuestro sindicato de ese espacio como así también del jurisdiccional , contrariando gravemente lo estatuido por la Ley de Financiamento Educativo como lo prescribe su artículo 10 que expresa:" El Ministerio de Educación ,Ciencia y Tecnología , juntamente con el Consejo Federal de Cultura y Educación y las entidades gremiales docentes con representación nacional acordarán un convenio marco que incluirá pautas generales referidas a : a) condiciones laborales ,b) calendario educativo , c) salario mínimo docente y d) carrera docente”

De acuerdo a lo anterior , cuando adjetivamos como retroceso institucional y marco regresivo de derechos, concretamente lo hacemos para referimos al incumplimiento del ordenamiento jurídico vigente por parte del gobierno nacional, transgresión replicada en distintas jurisdicciones como la nuestra. Por supuesto que esta situación fue denunciada en distintos espacios, donde nos expresamos contundentemente , reivindicando nuestros derechos con diversas medidas de acción directa como es de público conocimiento. De acuerdo a ello, podemos inferir que la causa principal de la conflictividad docente tiene un claro responsable.

Para concluir, entre otras cosas, también paramos por ello, pero como todo tiene un límite, ese límite lo encontramos en la respuesta represiva que sufrieron nuestros compañeros, respuesta que se asemeja más al mundo natural, donde la fuerza es la que prima entre las bestias. Muy por el contrario, nosotros creemos que la actividad humana se diferencia claramente de aquella, porque está enmarcada en el ámbito cultural donde el lenguaje y el dialogo racional dirime las diferencias. Ante esas actitudes el docente está en riesgo, porque su actividad laboral se caracteriza por el pensamiento y se diferencia claramente de la violencia que no es ni más ni menos que un proceso de pérdida de simbolización que se traduce entre otras cosas en la criminalización y la violencia institucional que No vamos a tolerar. A once años de la represión en Neuquén y del asesinato del maestro Fuentealba, pareciera que nuestros gobernantes no aprendieron nada.

Secretaria de DDHH
SADOP CAPITAL