Archivo

Con la “hora de los pueblos” parece haber llegado también el momento de los trabajadores.

La primera CGT

Cuando se produce la llamada “Revolución del ’30”, en principio, los trabajadores no se sintieron afectados, las mujeres no intervenían en la incipiente democracia, los sindicatos no eran bien vistos, los trabajadores extranjeros seguían siendo casi la mitad de la fuerza de trabajo y la crisis europea se veía demasiado cerca.

Tal es así que la nueva CGT aún antes de convocar su Congreso, comenzó rápidamente a iniciar relaciones con el nuevo Departamento Nacional de Trabajo a cargo de Eduardo F. Maglione (desde septiembre de 1930 a mayo de 1931). Pronto fue reemplazado por su intento de conciliar las posiciones empresariales con las demandas mínimas de los trabajadores, y el nombramiento del Tte. Coronel Carlos Güiraldes, nacionalista de derecha, cambió su política.

Es curioso que la CGT, fundada el 27 de septiembre de 1930, recién convoca su primer congreso el 12 de diciembre de 1935 (después de deponer al Comité Nacional) para marzo de 1936…..Naturalmente, los depuestos organizan su central (primero como CGT Catamarca 577 frente a la CGT Independencia 2880, sede de la Unión Ferroviaria, y luego USA, en su Congreso el 15 de mayo de 1937, hasta 1943).

Cabe acotar que en ese entonces la lucha por la conquista de los trabajadores propone la unidad, y la discusión política de sus dirigentes trae la división (anarquistas, sindicalistas, católicos, socialistas, comunistas, trotskistas….y sumen las distintas posiciones frente a la crisis europea primero y luego ante el inicio de la guerra española y casi enseguida la guerra europea).

También es interesante la presencia de los trabajadores en la calle: el 1º de Mayo de 1936 la convocatoria de la CGT llevó a 160.000 personas, en la cual hablaron José Domenech por la CGT, Paulino Gonzalez Alberdi por el Partido Comunista, Arturo Frondizi por la Unión Cívica Radical, Lisandro de la Torre por el Partido Demócrata Progresista y Mario Bravo por el partido Socialista, además de otros importantes disertantes (Enrique Dickman, Nicolás Repetto, Emilio Ravignani, Francisco Pérez Leirós, entre otros).

La dirección de la CGT, todavía en manos mayoritariamente extranjeras, desde 1933 venía haciendo fuertes críticas al fascismo, siguiendo las instrucciones de la II Internacional Socialista, sin dar demasiada importancia a la política llevada por el gobierno pseudo democrático de Justo.

Sin embargo, al mismo tiempo que se llamaba al trabajo teniendo en cuenta lo que pasaba en Europa, la situación de los trabajadores no era fácil y las respuestas se hacían sentir: la huelga de la construcción en 1936- tres meses y culmina con una huelga general. Las conquistas de los madereros de las 40 horas de trabajo, la discusión sobre las “quitas” en los sueldos de la Unión Ferroviaria y La Fraternidad, la huelga de petroleros en Comodoro Rivadavia, los 17 días de huelga de los metalúrgicos….y los 120 días de paro de los textiles de Ducilo, con el apoyo de la población de Quilmes y Berazategui.

En diciembre de 1942 se realiza el 2º Congreso Ordinario y el Congreso Central Confederal del 10 de marzo de 1943 nos trae una novedad: nuevamente se divide la CGT, aunque por poco tiempo.

El 4 de junio trae la revolución del GOU, recibida con adhesión inusual por parte de ambas CGT; los dirigentes, indiferentes en el año `30 han cambiado en el `43: “venimos a ofrecerle al gobierno nuestra adhesión franca y leal…” CGT Nº 2 y ya estamos en otra interesante etapa…